Principios básicos

Cual belleza próspera fuese eterna y no finita, el inexperto escritor tuvo que advertir la mirada inquisitoria de su compañero, cuando su mano agarraba el bolígrafo y éste último avanzaba sobre el papel.

Aseveración salió de una boca, entonces pensó en falacia, pero la única mentira era su inherente engaño, ya que dada la situación de las cosas, sí sostenía erróneamente el bolígrafo; sus dedos se engarrotaban a la punta y del mismo modo se aferraban a él.

Es muy cierto que en contexto las cosas se entienden mejor, y para ello es necesario comentar el motivo del asunto en cuestión.

Pudo ser que la disposición de sus dedos se debiese a fundamentos formales y estrictos, mismos que lo distanciaban del verdadero concepto que requería su voluntad. Puesto que el dilema necesitaba ser diluido con claridad, manifiesto que en relación al régimen, el escritor nato tenía una exclusiva idea que adquirió en años venideros, extensos y muy complicados.

Eventualmente —ya avezado en su oficio—, decidió plasmarla en sus escritos, sin importar que sus manos se bañaran en tinta.

Publicado por Jorge Marín

Instrucciones para ser escritor. La ortografía sí importa. Las palabras y el alcohol no van juntos. Aspiraciones a escribir como el Gran Cronopio y morir en el intento. Tema actual: Apropiación cultural. Melodrama es mi obra de arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: