SATIRIASIS

En una conversación escuché que todos los placeres son efímeros. Interesante y problemática es la doctrina Hedonista, la cual no debe ser tomada a beneficio ni confundida por las personas. Menos por mí, el narrador de esta historia con matices de autocrítica, pero que en últimas líneas declara un relato categórico.

Quiero asentar sobre papel y hoja: ¡Soy Ninfómano! O estoy en proceso de convertirme en uno. El exclamativo es para darle fuerza a mi grito, pues ¿Para qué más serviría?

Si ya han visto que la palabra indicada para describirme es sátiro, permanezcan adentrados en el texto. Yo también lo descubrí rápido. Diccionario en mano.

Vivir por y para el sexo resulta agotador. Mi cuerpo no está pleno hasta complacer las imágenes en mi mente. Con ayuda alcanzo la consumación y un sentimiento de culpa me acompaña. Lo agotador procede en un periodo de minutos adyacentes.

Si aún no lo han comprendido (y lo digo entre risas), cuando estoy realizando cualquier otra actividad, la que sea, echando a volar mi imaginación, contando las palabras que he aprendido a lo largo del día, mi apetito es el mismo. Y ni siquiera ser optimista cuando me estoy aseando, el porqué lo saben de antemano.

Tocarme deja de ser suficiente. En tal caso, tengo encuentros con desconocidos. Entre arbustos, sentados en un coche, en baños públicos o en cuartos de motel. Ahora bien, mi cama no es opción. Las suyas únicamente si viven solos. En efecto, puedo prolongar mi apetito como mucho… Dos noches más. Mejores tiempos vienen cuando me encuentro limpio o entusiasta. Ilusión de falsa elasticidad.

En mi mente han surgido soluciones. Una podría ser castrarme o cortar mi falo de inmediato. Carezco de investigación para saber si el problema se resolvería, pero nunca ir al psicólogo. Frase que gana obviedad cuando la comprendes.

Tampoco consideren que no he intentado tener pareja. De ningún modo es la solución cuando al acariciarlos pierden la cabeza y adquieren formas monumentales, de órganos genitales, suculentos…

Lo siento… Hhhm (suspiro)… Continuando con mi narrativa, las justificaciones sobran, las causas son menos interesantes y las explicaciones para nada placenteras. ¡Sepultemos sin lugar a dudas que el autocontrol es un malhechor transporte con el mismo destino en ruta!

Es inevitable el tener que vivir con quién soy yo, con sus consecuencias y con la calma satisfactoria al admitirlo. ¡Qué eso también se asiente sobre papel!

Publicado por Jorge Marín

Instrucciones para ser escritor. La ortografía sí importa. Las palabras y el alcohol no van juntos. Aspiraciones a escribir como el Gran Cronopio y morir en el intento. Tema actual: Apropiación cultural. Melodrama es mi obra de arte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: